’14 Q a Cristina Alonso’

Hace pocas semanas, la plataforma de arte contemporáneo, crítica y promoción Duas, me realizó una entrevista muy interesante que ha sido hoy publicada en su blog: 14 Q a Cristina Alonso. Desde un primer momento me encantó cómo la enfocaron y espero que vosotros también disfrutéis leyéndola.

Podéis hacerlo en su página oficial (aquí), con la entrevista ilustrada, o a continuación.

¡No dejéis de seguir a Duas en sus redes sociales de Facebook y Twitter! ¡Muchas gracias!

Cristina Alonso - Entrevista Duas

-¿Cuándo empezaste a interesarte por el mundo de la ilustración?

Desde que tengo memoria he amado crear y dibujar historias. Siempre ha sido una necesidad más que un hobby, una forma directa de expresar mis emociones e ideas complejas. Con el paso de los años me fui percatando de que esos dibujos a los que entregaba tantas horas eran en realidad ilustraciones simbólicas.
Tras licenciarme como filóloga, sentí que debía orientar mi formación hacia el mundo artístico y estudié el Curso Avanzado de Ilustración Profesional en ESAT (Escuela Superior de Arte y Tecnología), que cambió y amplió radicalmente mi visión de la profesión, permitiéndome comenzar a trabajar como ilustradora. Mas adelante continué formándome como Especialista Universitaria en ilustración, por el Máster de Diseño e Ilustración de la UPV (Universidad Politécnica de Valencia). Pero más allá de lo académico, la ilustración siempre ha estado ahí.

-Estás licenciada en Filología Hispánica, ¿Ha influido eso en tu obra?, si es así, ¿en qué y cómo?
Mucho. Respecto y amo la literatura, y creo que es muy fácil establecer un paralelismo entre algunas formas narrativas y la ilustración. Hay un mundo inmenso de figuras retóricas que son aplicables a formas gráficas y disfruto enlazando ambos universos (metáforas visuales, sinestesias…).
En mis trabajos más personales hay guiños y pequeños tributos a obras literarias, muchas veces muy sutiles, que entablan un juego con el espectador y ofrecen así varios niveles de lectura.

-Tus ilustraciones muestran mujeres que parecen haber salido de mundos mitológicos y cuentos de hadas, ¿Porqué esos mundos? ¿Es de ahí de donde sale tu inspiración?
Creo que persigo cierto escapismo con ese tipo de trabajos: por un lado me permiten evadirme de la realidad y buscar mundos soñados; por otro, me ayudan a hacer abstracción de la sociedad que nos rodea y hablar de lo cotidiano, camuflado por un halo de fantasía.
Además, la mitología y el folklore siempre han sido referentes: siento que son la personificación perfecta de miedos, pasiones y deseos del ser humano.

-Muchos ilustradores y artistas centran su obra en la representación de mujeres, en tu caso son ellas las protagonistas de prácticamente toda tu obra ¿Hay algún motivo o razón?
Tal vez sea porque soy mujer y como tal me resulta más fácil identificarme con el universo femenino.
Me gusta explicar este hecho desde una perspectiva un tanto becqueriana: la mujer trasciende la mera función de musa inspiradora y la poesía y las metáforas, de algún modo, nacen directamente de ella.

-Yo diría que tus ilustraciones hablan de historias de amor y de desamor, ¿Qué buscas representar en ellas?
La ilustración es el mejor medio que conozco para expresar emociones y purgar mis fantasmas personales. En ese sentido, amor, desamor, miedos, pasiones y sueños están irremediablemente presentes en mis imágenes más personales.
Sin embargo, creo un tema que subyace en gran parte de mis trabajos, al menos en la actualidad, es la el de la lucha interna y la dualidad que hay en todas las cosas. Me interesa buscar las dos caras de una misma moneda.

-Se podría decir que tienes un estilo realista, pero a la vez hay muchos elementos ficticios ¿cómo vives esa mezcla de estilos?
Me interesa el estilo realista (moderado) en tanto que me permite mostrar algo que no existe pero que el público vive como “real”. Es una manera de sumergir al espectador en nuevos mundos y crear un contraste visual muy potente. El realismo en ese sentido no es para mí un fin, sino un medio.

-Aunque ya te hemos mencionado los mundos mitológicos y fantásticos como posible inspiración, ¿Quiénes son tus referentes artísticos?
Bebo de prácticamente todas las disciplinas que puedo: pintura, escultura, cine, música, literatura… Dentro de las artes plásticas en concreto, creo que me ha influido mucho la pintura renacentista (¿a quién no?) el prerrafaelismo, el surrealismo pop, las ilustraciones pin-up clásicas, la ilustración de moda y fantasía…
Pero trato de nutrirme de cuanto cae en mis manos y explorar siempre nuevos campos.

-¿Con qué técnicas y materiales te sientes más cómoda?
Mi pasión son las técnicas tradicionales: el grafito y la tinta aparecen en todos mis trabajos, y la acuarela nunca deja de fascinarme. Pese a ello incorporo nuevas tecnologías: cada vez experimento más con el color y en enriquecimiento digital, pero siempre sobre una base analógica y buscando un tratamiento que recuerde a texturas “hechas a mano”.

-Hablemos de tus proyectos. ¿Hasta ahora cual ha sido el más difícil y cual el que más te ha llenado o hecho disfrutar?
Creo que uno de los más complejos y que a la vez más satisfacciones me ha traído fue el de “Metáforas visuales”, mi primera exposición en solitario. Quería crear una colección de quince obras que hablasen de quién soy y de mis distintas facetas, pero que a su vez tuvieran un nexo común muy claro. Fue un ejercicio largo de introspección y de muchos meses de proceso creativo.

-¿Qué opinas del panorama artístico español?
Creo que hay muchísimo talento: tenemos artistas magníficos descubiertos y por descubrir. La ilustración vive un auge increíble en los últimos años y el público es cada vez más receptivo. Sin embargo, abrirse camino es muy duro y en muchos aspectos, los artistas seguimos estando bastante indefensos a la hora de trabajar.

-¿Cual es tu próximo paso como ilustrador?
Me encantaría adentrarme en mundo del álbum ilustrado, con historias tanto para el público infantil como para el adulto.
También quiero seguir desarrollando mi trabajo en ilustración publicitaria y editorial de moda: estoy empezando a despegar en estos sectores sobre todo en el extranjero.
Y ante todo, seguir experimentando y aprendiendo.

-¿Crees que existen buenas oportunidades para los jóvenes artistas?
Muchísimas, si uno sabe moverse.
Personalmente creo que los concursos son la plataforma ideal para dar a conocer nuevos talentos y poner nuestro trabajo en contacto con editoriales, marcas y revistas. Tampoco deberíamos obviar las redes sociales, especialmente las profesionales: proporcionan feedback constante y una fuente muy interesante de trabajo.

-¿Cómo crees o sientes que está valorada la ilustración por la sociedad, el resto de artistas y los críticos?
Creo que hay un abismo entre unos países y otros, tanto a la hora de valorar a los autores, como a la de compensarlos económicamente. Un ejemplo muy claro lo tendríamos si comparásemos la situación de la zona franco-belga con la de España. Allí están a años luz.

Sin embargo también pienso que hemos de apreciar el lado positivo: en los últimos años la sed por la cultura en general, y la cultura visual en particular está creciendo muy rápidamente en nuestro país. Aún nos queda un largo camino, pero hemos comenzado a andar, que no es poco.

-Y nuestra pregunta preferida, ¿Qué es para ti ilustrar?
Ilustrar es contar, hablar, dar luz a una idea. Ilustrar es dar vida.

Duas

Links:


Comments?